DERECHO SOBRE LA PROPIA IMAGEN
 Una menor de edad, a través de sus padres, fue invitada a participar en un concurso de fotos publicitarias; en caso de ganarlo ella se haría acreedora a premios y/o contratos de explotación comercial de imagen.A los pocos días de la sesión fotográfica los padres de la niña fueron informados que su hija no había ganado el concurso.

Posteriormente los padres y la niña misma, cuando se encontraban de compras en un supermercado de Bucaramanga, vieron las fotografías de ésta en las etiquetas de una importante marca de aceite de cocina, lo cual causó impresión a la familia por el engaño y aprovechamiento injusto al que habían sido sometidos.

Consultado el caso a través de esta oficina, se decidió entablar una acción de tutela en contra de la empresa de aceites, sobre quien se aclara que todo hace presumir que también fue asaltada en su buena fe, la cual fue desestimada en primera y segunda instancia.

La Corte Constitucional seleccionó el caso para revisión, revocó lo inicialmente decidido y en su lugar decidió tutelar el derecho de la menor a raíz del abuso cometido, así mismo ordenó recoger de los circuitos comerciales todos los envases y material publicitario en que apareciera la imagen de la referida niña, también aclaró que el pago de una eventual indemnización de perjuicios debería tramitarse en proceso ordinario, como quiera que en principio la acción de amparo constitucional no es idónea para obtener el pago de perjuicios.